Cómo emprender un negocio exitoso en 3 pasos

Si es la primera vez que vas a emprender, es probable que no sepas cómo iniciar un negocio exitoso. Quizás te encuentres desorientado y no sepas por dónde empezar. Descuida, vamos a compartir contigo 3 pasos esenciales que todo emprendedor debe tener en cuenta. De este modo, podrás aprovechar las oportunidades y enfrentar los problemas que en el camino surjan. Estos tres pasos son:

  1. Definir las metas
  2. Determinar la estrategia
  3. Materialización de la estrategia

Cada año se crean cientos de miles de micro empresas o empresas de riesgo. Pero son pocas las que logran alzar vuelo hacia el éxito. Algunos de estos emprendimientos caen en picada después de un crecimiento casi soñado. Otros, pasan desapercibidos en su sector antes de desaparecer del todo.

Todos quisiéramos emprender un negocio que perdure en el tiempo, pero es una realidad, las nuevas empresas no logran sostener su crecimiento en el tiempo. Por eso es necesario saber cómo empezar un negocio.

Retos que podrían superarse si se siguen los 3 pasos

Cuando un emprendedor crea una empresa, suele centrarse en la parte operativa. Si bien eso es importante, también lo es el planeamiento. Saber, desde antes de iniciar las operaciones, cómo actuará ante las eventualidades.

Una compañía, por ejemplo, de insumos culinarios ha logrado fidelizar a su clientela y ha tenido en ventas casi cien mil dólares. Sin embargo, los márgenes de ganancia no le permiten cubrir el total de sus gastos. Además, no le es posible solventar los gastos personales del emprendedor ni el de su familia.

Para reducir sus costos a través de la producción a escala necesitará inyectar más capital. Pero sus amigos que invirtieron en su negocio no están dispuestos a invertir nuevamente. A su familia tampoco le queda dinero. Por si fuera poco, los bancos no le pueden dar préstamos. Es posible que la empresa cierre.

Un emprendedor latino ha constituido una empresa comercial para vender productos novedosos. Los productos los importa desde China para distribuirlos en tiendas de todo su país. En tan sólo 3 meses ha logrado tener presencia en el sector y ganar mucho dinero. Sin embargo, como suele ser habitual, la notable rentabilidad del negocio generó la presencia de nuevos competidores. Por si fuera poco, los mismos clientes se han visto tentados a llevar cursos online sobre importación. De esa manera podrían comprar directamente a los proveedores asiáticos. Sin duda, si el emprendedor no reacciona con prontitud, su empresa también cerrará.

Son muchos los emprendedores que se encuentran en situaciones similares al de los ejemplos anteriores. Todos en algún momento deberán tomar decisiones para solucionar los retos que en el camino se producen por no definir sus metas, determinado una estrategia y evaluar su materialización.

Por qué seguir los 3 pasos para emprender un negocio exitoso

Los problemas que se le presenten a un emprendedor pueden ser  innumerables. Pero no por eso debe intentar solucionarlos todos. La mayoría de los retos son propios del crecimiento de toda empresa. Sin embargo, son en los problemas críticos en donde debe centrar su esfuerzo para solucionarlos.

De igual forma, las estrategias y acciones que a una empresa le permite superar los obstáculos, no son, necesariamente, las que le servirá a otra empresa, así se encuentre en el mismo sector. Es por eso que todo emprendedor debería considerar estos 3 pasos para emprender un negocio exitoso:

  1. Definir las metas
  2. Determinar la estrategia
  3. Materialización de la estrategia

El emprendedor necesita tener metas claras,  idear la estrategia que utilizará y saber si tiene los recursos para ejecutarla. Con esos pasos, le será más sencillo superar las dificultades cuando éstas aparezcan.

Los tres pasos son aplicables tanto para una pequeña empresa de imprenta que tiene problemas financieros para mantenerse a flote o para una gran distribuidora que pretende facturar cientos de miles de dólares en ventas.

Además, tener anotada la información de los tres pasos, le permitirá al emprendedor realizar un control de la evolución de la empresa, evaluar su posición actual respecto a lo planificado y adelantarse a posibles problemas.


1. Definir las metas del negocio: ¿A dónde quiero ir?

Hombre con arco a punto de soltar su flecha que apunta a su meta
Las metas de las empresas representan a los objetivos pero de una forma detallada.

El primer paso que todo emprendedor debe dar es la definición de las metas. Las metas de las empresas representan a los objetivos pero de una forma detallada. Se puede cuantificar y por lo tanto medir. De ese modo, se podrá dar un seguimiento a la evolución de la empresa. Se sabrá si la empresa está creciendo como lo planeado. De no ser así, será posible aplicar acciones correctivas.

Si fueras el gerente de una empresa que cotiza en la bolsa de valores, tu responsabilidad o meta sería la de maximizar el valor de la compañía. De esta forma estarías cumpliendo con los objetivos de los accionistas, que es ganar dinero.

Sin embargo, si eres emprendedor, querrás saber cómo crear un negocio para alcanzar tus metas personas y el de tu familia. Es por eso que, será necesario que analices qué tan acorde están tus metas personales con las que tendrá el negocio o empresa que iniciarás.

Lo que toda persona debe hacer antes de emprender un negocio exitoso es establecer sus metas personales lo más explícita posible. Luego, podrán establecer las metas de su empresa.

Metas personales y empresariales

Muchas de las veces que a un emprendedor se le pregunta por qué ha puesto en marcha su negocio, éste responde que es para conseguir independencia y controlar su destino. Puede sonar bien, sin embargo, son demasiado vagas.

Si te detienes un momento a pensar en tus metas, ten por seguro que podrás identificar metas más específicas. Por ejemplo, un emprendedor puede poner una escuela de baile porque quiere aprovechar su talento artístico. Otro, podría montar un negocio de venta de celulares porque le apasiona experimentar con nuevas tecnologías. Alguien quiere iniciar constantemente negocios porque le fascina el vértigo que genera el rápido crecimiento de una empresa. Incluso, un emprendedor podría crear una institución para desarrollar sus valores a favor de la sociedad.

Como sabrás, las metas personales varían de acuerdo a las prioridades de cada persona. En la mayoría de casos, para lograr las metas personales, será necesario tener dinero. Por lo tanto, qué tan pronto quieras alcanzar tus metas personales determinará qué tan pronto debas ganar dinero. A su vez, las metas de la empresa que crearás deberá relacionarse con tus metas personales.

Desde el punto de vista financiero, es posible que la empresa a crear tenga como meta la búsqueda de rápidos beneficios económicos que le permita satisfacer sus gastos personales. En este caso, por ejemplo, es importante tener clara la meta personal, pues llegado el momento, una posible venta de la empresa podría generar suficiente dinero que le permita cumplir sus objetivos personales.

(Puedes revisar más sobre las metas en nuestro artículo 3 preguntas para definir las metas de una empresa)


2. Determinar la estrategia: ¿cómo llegaré a la meta?

Persona diseñando la estrategia en un tablero de fútbolUna buena estrategia llevará a la empresa de su situación actual a la situación futura deseada.

El segundo paso para saber cómo emprender un negocio exitoso es determinar la estrategia que utilizarás para alcanzar tus metas.

La mayoría de los emprendedores que inician una empresa, lo hacen para aprovechar las oportunidades en el corto plazo sin tener en cuenta alguna estrategia que les permita mantenerse en el largo plazo. En otras palabras, lo que quieren es ganar dinero pronto sin pensar mucho en el mañana.

Si lo que quieres es sacar provecho de una situación en el corto plazo, entonces no requieres de una estrategia. Por el contrario, lo que necesitas es actuar rápidamente, es decir, concentrar el esfuerzo en la parte táctica.

Ahora bien, si lo que quieres es montar un negocio que perdure en el tiempo y aumentar las probabilidades para alcanzar el éxito, tendrás que hacer una transición desde el enfoque táctico al estratégico. De este modo, desarrollarás capacidades y recursos diferenciados que te permitirán enfrentar las amenazas del mercado.

Priorizar la solución de problemas

Es fundamental que el emprendedor de una empresa recién creada se tome el tiempo para formular una estrategia. Lo debe hacer incluso antes de intentar resolver problemas que en un inicio no afectan demasiado.

Existen casos en donde las personas se concentran en solucionar los problemas relacionados a la captación de personal, aun cuando el nivel de ventas puede ser atendido por el mismo emprendedor y las proyecciones indiquen que será recién dentro de 6 meses cuando se necesitará contratar a trabajadores.

Otros dedican gran parte del tiempo en diseñar sistemas de control de inventarios bastante complejos desde un inicio, cuando apenas están vendiendo menos de 50 unidades de productos al mes y no es sino hasta dentro de varios meses cuando su demanda se incrementará.

Algunos emprendedores se desvelan elaborando la estructura organizacional; modelando estructuras geográficas, divisionales, matriciales; considerando 4, 5 o 6 niveles jerárquicos; cuando apenas se necesitarán 5 personas durante el primer año de operaciones.

Antes de dedicarle tiempo a solucionar problemas que aún no existen, deberás enfocarte en elaborar una buena estrategia.

Las empresas recién creadas por emprendedores, llamadas también de riesgo, deberán estar basadas en una buena estrategia, porque eso les permitirá sobrevivir a la falta de liderazgo o a la confusión de sus trabajadores para desarrollar sus actividades. Sin embargo, ni la mejor estructura organizacional ni el sistema de control más robusto del mercado podrán compensar los efectos de una mala estrategia.


3. Materialización de la estrategia: ¿lo puedo hacer?

Recopilación de recursos empresariales
Materialización de la estrategia a partir de la evaluación de los recursos de la empresa.

El tercer paso para que el emprendimiento tenga éxito, se basa en realizar una autoevaluación honesta de la estrategia. La finalidad es saber si realmente podrás ejecutar la estrategia que has establecido.

Las personas suelen caer en el error de pensar que basta con tener en mente, o plasmada en un papel, una estrategia prometedora con la cual la empresa tendrá rotundo éxito.

Creer que una idea o estrategia es valiosa por sí misma, no es más que un triste error. El verdadero valor se adquiere cuando la idea o estrategia es ejecutada y para eso necesitarás de ciertas competencias, recursos y sobre todo actitud.

La mayoría de empresas recién creadas fracasan debido a que el emprendedor no es capaz de llevar acabo la estrategia.

Si, por ejemplo, la persona estableció en su estrategia que para la activación de marca contratará a algún cantante internacional que está de moda y así atraer a los clientes potenciales, puede que esa estrategia funcione, pero su ejecución demandará muchísimo dinero para pagar al cantante y probablemente no cuente con los fondos.

Otro de los aspectos importantes a evaluar en una estrategia es la fortaleza de la organización. La fortaleza la determina la infraestructura tangible e intangible de la empresa.

Si en la estrategia diseñada se considera desarrollar la marca para ser franquiciada, entonces el emprendedor deberá fortalecer la estructura organizacional, implantar sistemas de gestión y control, y generar una cultura que permita el cumplimiento de los objetivos. Si eres capaz de lograr eso, entonces tu estrategia es realizable.

Por eso, es necesario que el emprendedor examine los recursos que posee, sus capacidades y la del personal, de modo que pueda evaluar qué tan viable es la ejecución de su estrategia.


Conclusión

Considerar los 3 pasos para emprender un negocio exitoso, permitirá aumentar la probabilidad de éxito del negocio. Al definir las metas personales, se pueden establecer metas empresariales acorde a lo el emprendedor quiere conseguir. A su vez, se podrá diseñar una estrategia que permita alcanzar las metas empresariales. Finalmente, evaluar la materialización de la estrategia nos indicará qué tan factible será implementarla.

Si aún no has emprendido, te sugerimos considerar los tres pasos para que tengas una guía de lo que harás. En caso ya hayas iniciado tu negocio, puedes considerar replantear las metas de tu organización, desarrollar una estrategia para alcanzar las metas y evaluar tu estrategia para saber si es posible ejecutarla.

¿Habías considerado estos tres pasos cuando pensaste en emprender? Déjanos tu comentario.

Muchos éxitos, emprendedor.


También podría interesarte

3 preguntas para definir las metas de una empresa


Déjanos saber si te gustó el artículo…

¡Califica y comparte!

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − trece =