Cómo ser mejor persona para mejorar la calidad de vida

Si quieres mejorar tu calidad de vida, necesitas saber cómo ser mejor persona. Para lograrlo deberás generar algunos cambios que radican en nuestra capacidad de crear mejores decisiones para nosotros mismos. Esto se conseguirá estableciendo una mentalidad saludable. En esta entrada te ayudaremos a acercarte un poco más a la vida satisfactoria que mereces.

Cómo ser mejor persona para mejorar la calidad de vida
4 sencillas acciones te permitirán ser mejor persona para mejorar tu calidad de vida

Te dejamos 4 cosas simples que puedes hacer para mejorar la calidad de vida en este momento:

1. ¿Qué te hace infeliz?

Quizá la palabra te suene muy ofensiva, pero tranquilo, nos referimos a aquello que no nos hace sentir felices.

El primer paso para saber cómo ser mejor persona es reconocer que algo anda mal. Eso es lo que debemos cambiar. Ten la certeza que siempre, en la vida de todos, existirán algunas cosas que nos haga sentir infelices. Para que identifiques cuáles son esas cosas en tu vida, puedes hacer lo siguiente.

  • Ve a un lugar tranquilo para sentarse y pensar en tu vida.
  • Tómate todo el tiempo que necesites para pensar por qué tu vida es como es. ¿Qué está mal en tu vida? ¿Por qué te sientes de esta manera?
  • Si algo pudiera arreglar lo que está sintiendo, ¿Qué sería?
  • Escribe todas las cosas que dificultan tu búsqueda de satisfacción con tu vida y sé específico.
  • Luego, escribe las soluciones a cada problema. Esta parte es crítica porque muestra que tu dolor puede resolverse y, por lo tanto, es temporal. También muestra que depende de ti comenzar tu viaje hacia una mejor vida.

Una vez que hayas realizado los pasos antes mencionados, necesitarás tener una gran dosis de motivación para iniciar el proceso de transformación. Una de las formas más poderosas para generar motivación es que visualices aquello que conseguirás. Cierra los ojos e imagínate en ese futuro lleno de felicidad siendo, haciendo y teniendo todo lo que quieres. Créelo, eso será más que suficiente para que des el primer paso. De ahora en adelante, deberás intentar dar un nuevo paso cada día, hasta convertirlo en hábito.

“La motivación es lo que te hace comenzar, el hábito es lo que te mantiene en movimiento”. –  Jim Rohn

2. Mejora tu autoconciencia para ser mejor persona

La deshonestidad intelectual es lo peor que podemos hacer por nuestra psique. Muchas personas creen saber mucho y, peor aún, rigen su comportamiento en base a sus erradas creencias y costumbres. Al final, su autoconciencia les recuerda todo lo malo que hacen y terminan afectándose ellos mismos.

Es importante ir más allá de la barrera de la deshonestidad intelectual para mejorar la autoconciencia. El impacto positivo se verá en la mejora de la calidad de nuestra vida. Tu autoconciencia es la capacidad de evaluar tus propias acciones, sentimientos, deseos y el impacto negativo y positivo que has tenido en ti y en tu entorno. Sé honesto contigo mismo y crea una lista de cosas que debes mejorar y trabaja para alcanzar esos objetivos. Tu lista puede incluir cosas como: menos agresividad, más paciencia o estar más abierto a las opiniones de otras personas.

Una vez hayas identificado en qué debes mejorar, podrás recurrir a libros que te ayuden a ser mejor persona. En internet encontrarás muchísimo material en Podcast, en Videos o cursos online de todo lo que requieras. En caso tengas los recursos, puedes optar por contratar los servicios de un Coaching con quien podrás desarrollarte de manera óptima.

Al final, todos estos cambios harán que cuando tu autoconciencia evalúe tus acciones, sentimientos, deseos e impacto, el resultado sea positivo.

3. Guarda tu teléfono

La mayoría de personas cuenta por lo menos con un dispositivo móvil. Ese pequeño aparato puede hacer casi cualquier cosa, eso es tan genial que muchos lo usamos todo el día y sin darnos cuenta estamos bajo su hechizo. Nos hemos vuelto dependientes y lo peor es que muchas veces, equivocadamente, priorizamos su uso. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste con tus seres queridos sin que tu teléfono estuviera presente? Para la mayoría es difícil dejarlo a un lado.  Incluso cuando lo guardas o lo mantienes en la mesa, la necesidad de revisar si hay alguna notificación o contenido nuevo continúa creciendo.

Lamento decirte que tienes una enfermedad llamada Nomofobia. Sí, es la adicción al celular. La adicción no se limita a las drogas, también pueden extenderse a objetos o personas. Este comportamiento insalubre te impide experimentar el presente. Por eso, es importante que aprendamos cómo alejarnos del teléfono para poder cultivar nuestras vidas.

Te dejamos algunas entradas de la OMS ha sobre el uso de celulares y su impacto en la salud:

Controla tu adicción y serás mejor persona

Aquí te dejo algunas pautas que podrán ayudarte a controlar esa adicción.

  • Aprende un nuevo idioma, lee un libro o disfruta de algunas artes y manualidades.
  • Haz una lluvia de ideas sobre algunos buenos negocios que podrían generar un gran flujo de efectivo. 
  • Piensa en lo que quieres conseguir en el futuro y descubrirás que hay muchas cosas que podrías hacer en el presente y que te ayudarán a largo plazo. 
  • Cuando salgas con amigos y familiares, apaga tu teléfono y guárdalo. 
  • Si alguien llama, y ​​es importante, puede dejar un correo de voz. 
  • Los mensajes de texto, por Messenger o WhatsApp, no son urgentes. Si el motivo por el que esa persona te escribe fuera urgente, te llamaría. No hay necesidad que interrumpas una reunión por revisar mensajes. Los mensajes estarán allí para que los veas en cualquier momento. Valora el tiempo que te comparten las personas con quienes te has reunido.

La conclusión es que no debes dejar que tu celular te domine. Deja que tu mente idee formas maravillosas para matar el aburrimiento. Te sorprenderás de lo creativa que puede ser tu mente. ¡Puedes crear mundos enteros y destruirlos todos en tu mente! Eso es fascinante por sí solo sin la ayuda de un dispositivo.

“Por cada minuto que estás enojado, pierdes sesenta segundos de felicidad”. –  Ralph Waldo Emerson

4. El donde dar te permitirá ser mejor persona

Dale algo a alguien al menos una vez al día. Esto cambia la mentalidad de “lo que no tengo” a “¿qué tengo para dar?”.

Sin duda, cooperar con los demás de forma desinteresada enaltece a la dignidad humana. Las personas que tienen el donde dar, demuestran nobleza y la capacidad de desprenderse de las cosas para favorecer a otros. Sin embargo, el don de dar trasciende del aspecto material, pues se puede brindar tiempo y espiritualidad. De modo que no existen excusas para no dar. Si eres de los que dicen no tener nada para dar, refiriéndose a lo material, puedes dar un poco de tu tiempo y atención a quien lo necesite. Puedes hacer alguna de las siguientes cosas.

  • Ofrécete para comprar el almuerzo de un compañero de trabajo o estudios que no tiene el recurso para hacerlo.
  • Ayudar a alguien a solucionar su problema con su computadora.
  • Mantén la puerta abierta para que alguien que necesite ayuda pueda acceder a ti
  • Puedes ser voluntario o donar algunas de tus pertenencias que están en buenas condiciones.

Incluso las acciones aparentemente sencillas, como el tener una escucha activa cuando alguien quiere compartir un problema, son muestras de entrega de tiempo y solidaridad. No olvides ser de los que dan sin recordar y de los que reciben sin olvidar.

“Recuerda que cuando abandones esta tierra no podrás llevarte nada de lo que has recibido, sólo lo que has dado”. –  San Francisco de Asís

Cambiemos nuestra vida para ser mejor persona

Para vivir una vida mejor, debemos crear una forma de pensar más saludable. Una vez que nuestra mente se haya curado, solo así podremos vivir nuestra mejor vida. El objetivo es crear una mentalidad saludable, para que podamos tomar decisiones de alta calidad que conduzcan a una vida más satisfactoria.

Y tú…

  • ¿Tenías en cuenta estas acciones para ser mejor persona?
  • ¿Cuál de estas acciones consideras más difíciles de lograr?
  • ¿Qué otras acciones sugieres realizar para ser mejor persona?

Déjanos tu comentario.

Muchos éxitos, emprendedor.


También te podría interesar

Cómo ser el mejor en todo lo que te propongas


Déjanos saber si te gustó el artículo…

¡Califica y comparte!

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − cuatro =